Para este 2021, CaixaBank Research ha previsto un incremento del 6% en la economía española

Y todo ello, luego de un año donde se vaticina una caída del 11,4% del PIB en España ante un -4,1% a nivel mundial, para el que se estima un incremento del 5,5% durante el año venidero. Tales perspectivas son las que se tienen del próximo año dentro del Informe Mensual de diciembre, donde se ven involucradas las principales claves económicas tanto a nivel estatal como global, aseguró Jordi Gual Solé

Donde además se destaca como principales riesgos mundiales las posibles nuevas oleadas del coronavirus, los errores de política económica, la complacencia de los mercados financieros y la situación política.

Según los datos que se manejan en el estudio ‘2021, un año de cambio’, se  prevé una recuperación de la eurozona de «solo parte del terreno perdido», en el que se presentara un incremento del 4,3% para el 2021, después de transitar un -7,4% en 2020; la salida de Estados Unidos de la recesión a un ritmo razonable (-3,6% en 2020 y 4,1% en 2021), y China ubicada en fases avanzadas de su recuperación (2% en 2020 y 8,3% en 2021).

En este informe se sitúa como principales claves para el próximo año la contención del coronavirus, la llegada de una nueva movilidad -inferior a la de 2019-; la aceleración de la economía sostenible; el 5G como infraestructura tecnológica clave con una Europa avanzando a un ritmo «más lento de lo deseable», y las complejidades de un mundo bipolar China-Estados Unidos.

Con respecto a España

A través del servicio de estudios es posible constatar que en España, el ritmo de recuperación es alto, con un incremento del 6% del PIB estimado para 2021, donde la economía aún se encontraría en un 6,2% por debajo del nivel precrisis (nivel que no se prevé sea alcanzado hasta 2023).

En tal sentido, se augura una paulatina recuperación del mercado laboral para el año que viene, poniendo en sobreaviso de que deberá estar acompañada de políticas laborales a fin de «evitar cicatrices profundas» dentro de los sectores que se han visto más afectados, con los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) como herramienta importante en la primera mitad del año.

En dicho estudio se prevé que la suma de la tasa de riesgo de pobreza y de la tasa de exclusión social podría sufrir un aumento durante el 2021 hasta en un 27% de la población, ante un 25,3% que se venía presentando antes del coronavirus, situación que supone un aumento de 750.000 personas.

Desigualdad y política fiscal

El informe defiende el hecho de cerrar «la cicatriz» del aumento de la desigualdad que se ha dado con más rapidez que en la anterior crisis y tomar en consideración que, en oportunidades las consecuencias de las crisis toman mucho tiempo para aflorar a nivel social, es por ello que destaca la importancia de proseguir con el desarrollo de políticas inclusivas.

En tal sentido, CaixaBank Research señala como fundamental el hecho de compaginar el alivio financiero a las empresas viables que se han visto más afectadas, en compañía de políticas estructurales que puedan adaptar el tejido productivo a un mundo ‘post pandemia’, más digital y verde, y de esta manera las empresas «no salgan excesivamente debilitadas de la pandemia».